Tras su viaje, Cristina Kirchner retoma la actividad y redefine la estrategia electoral

Fuente: Archivo - Crédito: AFP
Aún no resolvió si será candidata; el cierre de listas es el 22 de junioy lo definiría en mayo
Gabriel Sued
(0)
24 de marzo de 2019  

Luego de visitar a su hija en Cuba , Cristina Kirchner retomará mañana la actividad en Buenos Aires y redefinirá su estrategia electoral de cara al cierre de las listas, programado para junio.

Incertidumbre es la palabra que mejor define hoy el clima en el Instituto Patria y alrededores. Los dirigentes más cercanos a la expresidenta aseguran que todavía no está definido si será candidata. Todos los escenarios están abiertos, advierten.

La definición no llegará antes de mayo, al filo de los plazos legales. De acuerdo con el cronograma oficial, el 22 de junio deben inscribirse las candidaturas. Pero diez días antes, el 12 de junio, vence la fecha para anotar los frentes electorales. Dado que hay que ordenar candidaturas nacionales, provinciales y municipales, lo que no esté acordado para mediados de mayo será casi imposible acomodarlo después.

La respuesta que debe dar la Justicia al pedido de la defensa de Florencia Kirchner para permanecer otros 45 días en Cuba no es un tema menor. Como dijo en el video que difundió antes de viajar a La Habana, Cristina teme que la ofensiva judicial contra su hija se profundice. Si Florencia no es forzada a volver al país, la expresidenta estará más aliviada y en mejores condiciones para decidir sobre su futuro político.

No es una señal de que vaya a ser candidata. Tampoco de lo contrario. Si llegara a aprobarse el pedido de la defensa, Cristina Kirchner transitará con más fortaleza el proceso de negociación con el resto del peronismo. Del resultado de esas conversaciones, en la que jugarán un papel importante los gobernadores, depende en gran medida la decisión que finalmente tomará la expresidenta.

"Todos hablan con todos. Pero todavía la cosa está verde", dijo a LA NACION un gobernador. El diálogo del kirchnerismo con Sergio Massa es más fluido que con el sector de Lavagna, pero tampoco con el exministro faltan vasos comunicantes. Eduardo Duhalde es uno.

Los dirigentes que más visitan a Cristina, como Alberto Fernández y Eduardo Valdés, insisten en que ella hará "todo lo posible" para derrotar a Mauricio Macri. Solo será candidata, dicen, mirando de reojo las encuestas, si no hay otra figura en mejores condiciones de enfrentar al Presidente. "Hasta ahora ese dirigente no apareció", rematan, relativizando el crecimiento de Roberto Lavagna.

La misma posición tiene la cúpula de La Cámpora. Dicen por lo bajo que es la mejor candidata, pero no promueven su postulación. Esa tarea asumieron las fuerzas que integran Unidad Ciudadana, como Nuevo Encuentro y el Partido de la Victoria, al igual que el Frente Patria Grande, de Juan Grabois. La nota discordante la aportó el intendente Francisco Durañona (San Antonio de Areco), en carrera para la gobernación, quien sostuvo que Cristina no será candidata.

Argumentos

Mientras esperan una definición, en el universo kirchnerista sopesan razones que podrían volcar la balanza para uno u otro lado. En el platillo del sí destacan tres elementos. En primer lugar, subrayan que es la dirigente que mejor mide en las encuestas. A juicio de los que la rodean, puede vencer a Macri en un ballottage o, incluso, en primera vuelta, si ella supera los 40 puntos y Cambiemos queda a más de 10 de distancia. En segundo término, es la máxima garante del cambio de rumbo económico, afirman. Un triunfo de la expresidenta, admiten, es la única manera segura de frenar lo que califican como una "persecución judicial" contra ella y su familia.

Las señales para abonar esa hipótesis son dos. La primera: Cristina activó el diálogo con gobernadores con los que no se hablaba, como Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Sergio Casas (La Rioja), y se involucró en persona en el cierre de acuerdos provinciales, que incluyeron el compromiso de compartir las listas para el Congreso. ¿Por qué un dirigente que no tenga previsto competir se involucraría en la negociación de las listas? La segunda señal es, en realidad, una lectura de la personalidad de la expresidenta. "Es un animal político que siempre jugó, sobre todo cuando se sintió presionada", interpretó un dirigente que visita seguido el Instituto Patria.

¿Cuáles son las razones para que no se presente? Algunos dirigentes del kirchnerismo sostienen que sin ella en la boleta hay posibilidades de unir al peronismo y definir la candidatura presidencial en una gran PASO. Esa es la propuesta que le atribuyen a Massa. En esa alquimia, habría más de un candidato a presidente en las primarias y un solo postulante a la gobernación bonaerense: Axel Kicillof. "Cristina no va a decidir por capricho, sino por responsabilidad. El objetivo no es que vuelva ella, sino que pierda Macri", dicen en La Cámpora, para dejar todos los caminos abiertos.

La segunda razón, de mucho peso, es que el próximo gobierno deberá lidiar con una situación económica muy adversa y que, de llegar al poder, Cristina no contaría con los aliados regionales de años atrás, ni con el margen político para llevar adelante las reformas que ella considera necesarias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.