Treinta detenidos por llevar palos y molotov

También portaban gomeras y bulones
(0)
28 de junio de 2002  

En el marco de un fuerte operativo de seguridad previo a la marcha a Plaza de Mayo, que incluyó el "cacheo" de más de mil personas, un grupo de 33 manifestantes, al que se le secuestró bombas molotov, gomeras y bulones, fue detenido en Liniers ayer por la tarde por efectivos de la Policía Federal y acusado del delito de intimidación pública.

El comisario Eduardo Capuchetti, a cargo de la comisaría 44a. que encabezó el operativo, informó que los manifestantes estarían vinculados con la delegación Morón de la agrupación Izquierda Unida.

El comisario afirmó también que los manifestantes, que presuntamente se dirigían a participar de la marcha en la Plaza de Mayo, se desplazaban en un "ómnibus fuera de línea" que llamó la atención de los efectivos policiales.

En poder de los activistas se encontraron bulones, tornillos, gomeras y lamparitas a las que se les perfora la base y se las rellena con combustible para ser utilizadas como bombas incendiarias, según la versión policial.

Los detenidos fueron interceptados en General Paz y Alberdi, y en General Paz y Rivadavia, y luego fueron alojados en la comisaría 44a.

Pronto todos ellos recuperaron su libertad.

Tramontina

En la estación Constitución del ex ferrocarril Roca, en tanto, fue detenida una menor de 15 años porque tenía un cuchillo tipo Tramontina (con dientes) entre sus ropas.

La policía había tomado la decisión de revisar a todos aquellos que se dirigieran a la Plaza de Mayo con la intención de evitar nuevos actos violentos.

Así, según fuentes policiales confirmaron a la agencia de noticias DyN, fueron más de mil las personas cacheadas. Se les decomisaron palos y otros elementos contundentes y quedaron en libertad.

Salvo la menor a la que se le encontró y secuestro el cuchillo, que quedó demorada, ningún otro manifestante resultó detenido ayer por la Policía Federal.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?