Tucumán: los partidos pagaron hasta $2000 por día para acarrear a los votantes

Cientos de vehículos fueron rentados por las fuerzas políticas
Fuente: LA NACION - Crédito: Alfredo Sabat
Cientos de vehículos fueron rentados por las fuerzas políticas
Nicolás Balinotti
(0)
10 de junio de 2019  

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Así como en los días previos hubo cruces entre el oficialismo y la oposición por la compra de votos a cambio de dinero y alimentos, la batalla de ayer fue por el acarreo de los votantes y la fiscalización. También por la seguridad, ya que la jornada comenzó con un efectivo de la Gendarmería herido de un disparo cuando custodiaba una escuela en El Colmenar, en el noroeste de la provincia.

Desde temprano, encontrar un taxi en esta capital no fue una tarea sencilla. Cientos de vehículos pagados por los distintos candidatos circularon para llevar ciudadanos a votar. Es una práctica habitual, instrumentada y reconocida por las fuerzas políticas de mayores recursos. La maniobra quedó más al descubierto en el interior, sobre todo en las zonas rurales.

"Se están pagando 2000 pesos el día", reconoció un chofer de taxis que durante la semana trabaja en esta ciudad con un auto con licencia municipal. El mecanismo, blanqueado a LA NACION tanto por dirigentes del peronismo como del radicalismo, funcionó de la siguiente manera: a cada taxi alquilado el partido político le designó un fiscal, que le indicaba al chofer los pasajeros a buscar y por dónde. Una suerte de servicio puerta a puerta, del domicilio al centro de votación.

Ayudó al aceitado aparato electoral la reducida frecuencia del transporte público de pasajeros, que funcionó como un día feriado.

Denuncia

Hubo una denuncia judicial por "el traslado de votantes de manera organizada" contra el Frente Justicialista. La realizó Álvaro Contreras, apoderado del frente Vamos por Tucumán, por irregularidades en los alrededores de la escuela 60 de la comuna El Chañar. También las hubo por la falsificación de boletas en Concepción, intendencia que está en manos de Cambiemos.

La otra gran batalla fue por la fiscalización. Como una consecuencia de las listas colectoras y por la gran cantidad de partidos que compiten, en algunas mesas hubo más de 50 fiscales. El gobernador peronista Juan Manzur fue el que más colectoras llevó anexadas: 47 listas.

Para evitar las irregularidades de hace cuatro años, cuando se denunció fraude por compra de votos con alimentos y por la quema de 28 urnas en la localidad de San Pablo, la Junta Electoral de la provincia dispuso que haya un policía en cada una de las 3653 mesas habilitadas. Además, el operativo se reforzó con cientos de efectivos de la Gendarmería. Un gendarme, identificado como Gonzalo Marcelo Heredia, fue baleado durante la madrugada en una escuela en El Colmenar y está fuera de peligro. La policía evitó relacionar el hecho con las elecciones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.