Tucumán y Neuquén admiten dificultades