Comunicación oficial. Un 2008 repleto de anuncios... y de furcios