Opinión. Un absurdo teatro de rencores