Un acuerdo histórico, pero no exento de dos grandes interrogantes