Un alivio millonario para los bancos

Las entidades dicen que el desbalance de sus carteras se reduce, pero no desaparece
Las entidades dicen que el desbalance de sus carteras se reduce, pero no desaparece
(0)
22 de enero de 2002  

La anunciada intención oficial de convertir a pesos la totalidad de los depósitos bancarios pactados originalmente en dólares, desandando el compromiso asumido por el presidente Eduardo Duhalde ante la Asamblea Legislativa, lograría reducir fuertemente el desbalance que se había provocado en la cartera de los bancos y alejaría el riesgo de una quiebra de las entidades. Pero no terminaría de compensarlas por completo en la medida en que seguirían vigentes distintos criterios de pesificación.

La decisión implica una transferencia de recursos de los ahorristas hacia los deudores del sistema financiero de difícil asimilación, pero también alivia en buena parte la situación de las entidades.

Ocurre que la pesificación uno a uno de los créditos inferiores a los US$ 100.000 le había causado a los bancos un perjuicio que desde el Ministerio de Economía se calculó en US$ 6000 millones, aunque los bancos los estimaban en una cifra muy superior.

Esa cifra surgió de considerar los US$ 21.000 millones en créditos alcanzados por la medida (según la estimación oficial) a partir de la diferencia creada entre el dólar de la convertibilidad ($ 1) y el dólar oficial.

Pero ese costo en los papeles se había incrementado luego que el Gobierno resolviera que los deudores no alcanzados por el beneficio de la pesificación podrían cancelar sus créditos de aquí en más al tipo de cambio oficial de $ 1,40 y no al libre, que promedia una cotización de $ 2 considerando los días en que pudo operarse en la plaza bancaria.

Cuentas para todos los gustos

El total de créditos bancarios en esa situación llega a los US$ 36.000 millones, y si se considera la diferencia entre el dólar oficial y el paralelo de los últimos días, el perjuicio estimado superior a los US$ 21.000 millones, considerando que se mantenía en pie el compromiso de devolver los US$ 43.800 millones en depósitos en la moneda original.

"El panorama de los bancos cobrando créditos a $ 1,40 y pagando los depósitos a $ 2 por dólar no cerraba, con lo que la pesificación de las colocaciones parece un acto de sinceramiento, aunque tardío", explicó el economista del Scotiabank Quilmes Pedro Rabassa.

Ese costo proyectado, que ahora los bancos quedarían en condiciones de esquivar, se eleva hasta los US$ 14.300 millones, pero les faltaría compensar la pérdida remanente que implican los créditos pesificados al tipo de cambio de la convertibilidad, especialmente si se considera que aunque los devuelvan en pesos, el reintegro de los depósitos se haría con alguna fórmula de compensación que limite las pérdidas que sufrirán los ahorristas.

"Sigue habiendo un desbalance que parte de los préstamos pesificados uno a uno contra los depósitos que se pagarán a 1,40 más la fórmula de actualización y al que se agregan el resto de los pasivos del sistema pactados con el exterior.

Pero parte de eso se compensaría con el impuesto a las exportaciones petroleras en discusión", concedió una fuente del Palacio de Hacienda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.