Un Congreso con menos leyes y más negociación