Un debate en el que no se habló de la pobreza

Miguel A. Schiavone
(0)
15 de junio de 2018  

Una de las bases fundamentales de la democracia es que las leyes se establecen a partir de las decisiones de las mayorías, como también se requiere del debido respeto de las minorías. El debate por la despenalización del aborto, con su claroscuro, mostró que nuestra ciudadanía tiene la suficiente madurez para debatir temas controversiales. Pero esta madurez no se evidenció en los niveles políticos y medios periodísticos, donde la propiciada "unión de los argentinos" se vio resquebrajada.

Definida "verdad" como la conformidad del espíritu con las cosas, al haber millones de espíritus se proponen millones de verdades, con la salvedad de que los humanos creen que la única verdad es la propia, negando incluso las superiores al hombre mismo.

La construcción de la verdad debe partir de la escucha con tolerancia y respeto. Desde este respeto me permito hacer algunas reflexiones con sabor amargo que me dejó el presente debate. No se habló de la pobreza, raíz profunda de la mortalidad materno infantil (agrego infantil porque esta es tan vergonzante como la materna). No se habló de nuestro sistema sanitario ineficiente, inequitativo, fragmentado, que contribuye a la muerte de la mujer embarazada en maternidades inseguras por falta de anestesistas, obstétricas o sangre segura. Ni de las mujeres que en el siglo XXI mueren en la Argentina por tétanos, tuberculosis o el mal de Chagas.

La pobreza económica, social, educacional, sanitaria y espiritual que afecta al 30% de la población está en la esencia de estos problemas. Mayor PBI y mejor distribución de la riqueza contribuyeron a mejorar los indicadores sanitarios de los países centrales. Un mejor sistema de salud hace que Chile y Uruguay tengan una menor mortalidad infantil y materna.

Esperaría ahora que pañuelos verdes y celestes se hermanen frente al Congreso en una verdadera "unión de los argentinos" defendiendo todas las vidas, en todas las circunstancias, reclamando la justicia social y el desarrollo que le han negado a nuestro pueblo.

Rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.