El laberinto político. ¿Un déjà vu?