Un discurso beligerante que volvió sobre la idea de la conspiración

La Presidenta culpó a los bancos, la oposición y los empresarios; fuerte apoyo desde el Gobierno
Mariano Obarrio
(0)
5 de febrero de 2014  

Cada día que pasa, la conspiración que Cristina Kirchner denuncia que quiere tumbarla es más multitudinaria. La Presidenta envió ayer a sus ministros a ratificar que ella no se irá del poder antes de tiempo y probablemente sin quererlo instaló oficialmente la posibilidad de una grave crisis institucional. Ella misma, con tono de furia y rencor, involucró en el complot a empresarios, a sindicalistas, incluso oficialistas, y a algunos sectores sociales.

A estos últimos y a La Cámpora, que la vivaba, los convocó en forma dramática a defenderse de un supuesto saqueo a sus bolsillos que podría hacer tambalear el modelo. Les recomendó ir a supermercados y librerías. Está convencida de que enfrenta un golpe económico dirigido a destituirla.

Según confiaron a LA NACION fuentes oficiales, la Presidenta está furiosa por la inflación con los formadores de precios: supermercadistas, proveedores, transportistas, pequeños comerciantes y fabricantes de productos de consumo masivo. En suma, toda la cadena comercial.

También se malquistó con los sectores vinculados con el dólar: bancos, productores rurales, sojeros y cerealeras.

"Hay un conjunto de maniobras desestabilizadoras sobre los precios y el dólar. Y Cristina está llamando a que no dejen solo al Gobierno los sectores que deberían defender el modelo y de allí el llamado a la unidad: salgan a defender esto, algo no está bien, asume, no dejen caer esto porque los mayores perjudicados serán ellos...", tradujo un funcionario.

Por eso la mandataria les habló a los "que cortan las calles" y al jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló. También la Presidenta está indignada con los peronistas disidentes y afines. Un ministro comentó a LA NACION que Cristina cree que existe una campaña de los sectores del diputado Sergio Massa y del jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, que están "instalando la idea de que el Gobierno se irá antes de 2015".

Por eso ayer la mandataria habló de "maniobras especulativas y de mercado", y denunció que intentan derrumbarla, y advirtió que no dejará sus "convicciones en un sillón presidencial". Antes dio luz verde para que sus ministros hablaran más claro.

El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, advirtió: "No se ilusionen, que no nos vamos a ir antes". Su par de Defensa, Agustín Rossi, dijo que gobernarán "hasta el último día de su mandato", y destacó la "fortaleza económica y política" del modelo porque "demostró que tiene el control de las variables económicas".

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, acusó a la oposición de tener "economistas como agentes encubiertos de los grupos empresarios que no dan la cara y de líderes políticos que no tienen el coraje de decir su pensamiento por radio, televisión y diarios".

En tanto, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, también instó a "la unidad para defender la estabilidad, para defender los logros y las conquistas y para acompañar a nuestra presidenta ".

En la Casa Rosada estaban desconcertados porque el ex diputado kirchnerista Jorge Yoma, un aliado de Scioli, llegó a señalar que "lo mejor que puede hacer este gobierno es irse. Es preferible que se vayan ahora". Y en declaraciones a DyN agregó que "o Cristina decide por sí sola irse o dentro de seis meses o este año se lo va a notificar la gente en las calles, y eso nos va a costar más". La respuesta de la Presidenta llegó horas más tarde.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.