Un discurso cargado de ironías y críticas al nuevo papel del Estado