Un discurso muy ensayado que revela las obsesiones de Macri