El escenario. Un estilo que sólo resta