El escenario posdefault. Un fondo buitre desafía al Gobierno