La situación. Un gabinete pensado para no negociar