El escenario. Un gesto para ganar credibilidad