Opinión. Un giro en la política militar y en el relato ideológico