El escenario. Un golpe y muchos mensajes