Un grupo con sólo seis dirigentes

(0)
25 de enero de 2002  

JUNIN (De un enviado especial).- "La salida para esta situación es la que se planteó en la Escuela Militar de Guerra en 1949: un levantamiento civil organizado para tomar el poder y perfilar un gobierno patrio no obsecuente con los centros de la usura internacional que han hecho estragos con el aparato productivo nacional."

La frase corresponde a Orlando Shqueitzer, titular del Centro Cívico Patriótico, organización convocante a la movilización de anteanoche que terminó con un manifestante herido y la vivienda de la diputada Mirta Rubini completamente devorada por el fuego.

La agrupación funciona aquí desde hace más de cinco años. Si bien su fundador niega estar ligado a ningún sector político, en la ciudad se lo vincula con el ex militar Mohamed Alí Seineldín y con desprendimientos del Modín.

Seis dirigentes

En diálogo con LA NACION, Shqueitzer deslindó toda responsabilidad en los incidentes al asegurar que "el grueso de la columna que marchó pacíficamente nos encontrábamos ya a ocho cuadras del lugar cuando se produjeron los desmanes".

El dirigente explicó que el Centro Cívico Patriótico tiene sólo seis dirigentes y "trabaja con un sistema de anillos concéntricos de adherentes" y que posee ramificaciones en La Plata y Entre Ríos.

Pese a las graves derivaciones que tuvo la manifestación, el dirigente rescató su importancia ya que, dijo, "fue inédita y demuestra que la gente va tomando conciencia y le da la espalda a esta cuasi democracia que tenemos".

"Nosotros no somos ultras de nada, los que lo dicen deben ser de ultraizquierda", respondió Shqueitzer, quien cuestionó severamente al intendente Abel Miguel y a la diputada Rubini: "Se han enriquecido ellos cuando debieron enriquecer al país".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?