Un intendente fue el eje de la polémica