Elecciones 2015. Un inusual despliegue de efectivos cubrió la capital provincial para neutralizar protestas