El escenario. Un mal diagnóstico, una mala terapia