Un motivo de euforia para la mayoría de los empresarios