Un negocio gigante, hijo de la crisis energética