Opinión. Un nuevo sindicalismo: la alianza con el poder político y el Estado