El escenario. Un obediente soldado del poder kirchnerista