Cómo lo ve la prensa británica. Un perfil con dos caras