Opinión. Un plan con demasiados interrogantes