A una semana de los incidentes. Un plebiscito como punta de lanza