Un poder atomizado desde hace dos años