El análisis. Un pragmatismo temerario