Un programa con dudas y sospechas

Martín Dinatale
(0)
5 de septiembre de 2011  

La noche del 28 de junio de 2009, cuando las elecciones legislativas le habían jugado en contra, en el piso 19 del hotel Intercontinental Néstor Kirchner golpeó el puño contra una pared y dijo: "Nos faltó más clientelismo". La anécdota fue contada por unos pocos funcionarios presentes y luego desmentida desde la cúspide del poder. Real o no, lo cierto es que, dos meses después, la presidenta Cristina Kirchner creaba por decreto el plan Argentina Trabaja.

Este programa social hoy cuenta con 154.000 beneficiarios que cobran 1200 pesos mensuales y comprende todos los vicios de la política clientelar destinada a cosechar votos: el manejo discrecional de fondos, el reparto desigual, la falta de transparencia en el control y la multiplicación de denuncias por irregularidades.

En una audiencia pública realizada con legisladores y ONG en el Congreso el 23 de marzo de 2010, se analizó en profundidad este plan sustentado en cooperativas. El Gobierno no explicó hasta ahora por qué los fondos de ese programa se concentran en el conurbano bonaerense.

A lo largo de esa audiencia pública, se destacaron tres aspectos bien identificados de este programa:

  • Discriminación: "Los municipios opositores no sólo no fuimos invitados a participar del plan, sino que nos denegaron expresamente los pedidos de ingreso", sostuvo allí el intendente de Necochea, Daniel Molina (UCR).
  • Adoctrinamiento: "En las capacitaciones se pasan videos de actos kirchneristas", sostuvo Guillermo Kane, del Polo Obrero.
  • Caja: "Además de anotar a sus empleados, los intendentes se quedan con recursos ya presupuestados para tareas que ahora les encargan a las cooperativas", dijo Gustavo Ferragut, concejal de La Matanza.
  • En la audiencia, hubo muchos otros testimonios de la oposición, de referentes de ONG y de la Auditoría General de la Nación que denunciaron manejos oscuros del plan. De hecho, el control del programa que maneja Alicia Kirchner, cuñada de la Presidenta y ministra de Desarrollo Social, carece de control transparente por parte de la Sigen, ya que no se difunden las auditorías que se le hacen al plan.

    * * *

    Un informe que la Escuela de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la UCA presentó recientemente sostiene que las actuales cooperativas del plan Argentina Trabaja "encubren el asistencialismo y no crean empleos genuinos". El estudio compara este programa con planes sociales que tuvieron un papel protagónico en el pasado como el Plan Trabajar del menemismo o el Plan Jefes y Jefas de Hogar, instaurado por Eduardo Duhalde en 2002. "La principal diferencia está en que el plan Argentina Trabaja encubre el asistencialismo detrás de la figura de una cooperativa", señala el informe.

    El 67% de los beneficiarios de este plan están concentrados en la provincia de Buenos Aires y, en mayor medida, en el conurbano. Desde Poder Ciudadano se elevaron al Gobierno infinidad de denuncias por el manejo discrecional de estos fondos, pero el Ministerio de Desarrollo Social sólo reconoció que hay 1500 denuncias registradas hasta julio de este año.

    Tras la derrota electoral de 2009, la distribución concentrada de este programa en el conurbano bonaerense perseguía cierta lógica política. Se buscó reforzar el distrito electoral más grande del país donde el kirchnerismo perdió contra Francisco de Narváez. El informe de la Fundación Siena menciona una importante subejecución de fondos del plan Argentina Trabaja y alienta sospechas y dudas respecto de aquella lógica clientelar. Si fuera tan necesario girar fondos para crecer en votos en los comicios de octubre, ¿por qué no se gastó hasta ahora lo que corresponde al plan Argentina Trabaja? ¿Por qué desoír el mandato que quiso imponer Kirchner en 2009?

    "No hacen falta planes porque el modelo de crecimiento funciona muy bien y los votos están", explicó un destacado funcionario de la Casa Rosada. Si así fuera, ¿por qué no transparentar, entonces, el plan Argentina Trabaja o girar partidas para agrupaciones que están fuera del reparto? No todo es lo que parece en el mundo K. Hay quienes sospechan que el desembolso de fondos que resta llegará en los días que faltan de campaña electoral, al calor de las necesidades ajenas y de la búsqueda de votos oficialistas.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.