Opinión. Un rasgo común en los dos: menos personalistas