Tras la renuncia de Lousteau. Un voto de confianza de la industria