Opinión. Una alternativa al eterno retorno peronista