Una apelación a la "soberanía" para impulsar la contratación