Una batalla a todo o nada mantiene paralizado al Consejo de la Magistratura