El escenario. Una cadena de descuidos