Suscriptor digital

Una carrera signada por exabruptos verbales

(0)
27 de marzo de 2000  

El escándalo que marca el final del paso de Aldo Rico por el gobierno bonaerense de Carlos Ruckauf fue solamente el último en una carrera pública llena de exabruptos y frases amenazantes.

Era de esperar que la historia terminara así: con el ex comando de Malvinas cayendo por causa de su temperamento autoritario, siempre al borde del desequilibrio emocional.

El episodio de El Indio Castillo (o del oficial Carlos Berardi) sólo podía ser protagonizado por el mismo hombre que nueve meses antes entró, como con las botas puestas, en el hospital Larcade de San Miguel para enfrentarse a los médicos. Ese episodio lo cerró con su grito seco, furibundo -"¿Qué derrota?, ¿dónde está el enemigo?"-, a un periodista que le había preguntado si se sentía derrotado.

Había dicho:"Es que soy autoritario, y porque así como un gobierno puede establecerse temporariamente en otro lugar, fuera de su sede oficial, yo decidí ejercer mis funciones desde aquí, acompañado por mi gabinete. Además, porque el hospital es mío".

Antología

Desde entonces, entre las frases más controvertidas de Rico se destacan:

  • "Lo que dijo Astiz (Alfredo) es tan lamentable como el proyecto de los diputados del Frepaso para derogar las leyes de punto final y de obediencia debida" (21 de enero de 1998, a La Nación ).
  • "Todos saben que ando solo y sin custodia, pero si quieren robarme o amenazarme les digo a los ladrones que vengan con buenas armas y sepan que correrán el riesgo de perder la vida. No me detuvieron los subversivos, ni los ingleses en las misiones que tuve que cumplir, menos lo van a hacer los delincuentes" (26 de febrero de 1998).
  • "Así como los delincuentes matan en la calle, hay que matarlos en la calle, sin ninguna duda y sin tener piedad" (2 de marzo de 1998).
  • "Parecería ser que en la Argentina los derechos humanos están al lado de los subversivos y de los delincuentes y no al lado de los que combaten a la delincuencia y al lado de la gente" (2 de marzo de 1998).
  • "Que los delincuentes respeten al policía y le tengan terror al juez" (26 de diciembre de 1999).
  • "Más fotos. Más fotos. ¿Para qué quieren tantas fotos? ¿Qué hacen con las fotos, se masturban?" (4 de enero de 2000, a reporteros gráficos).
  • "No tenemos estadísticas todavía. No asumí hace seis meses y no soy Mandrake. Esto no es un problema de milagro ni de magia. Tampoco soy David Copperfield, aunque me gustaría" (4 de enero de 2000).
  • "A éstos les voy a mandar la policía para que los persiga" (sobre tres fotógrafos, de Clarín, Noticias y La Nación ).
  • Los jueces bonaerenses "prefieren ir a los countries a descansar" en lugar de trabajar (23 de marzo de 2000).
  • "Luego de las más diversas publicaciones que pretenden imponer una intencionalidad inexacta de mi parte hacia su investidura, me dirijo a Ud. para expresar mis disculpas por cualquier situación incómoda que le hayan provocado los hechos que son de público conocimiento" (primer párrafo de la carta de disculpas que envió al presidente Fernando de la Rúa, el viernes último).
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?