Una carta para refutar a De la Rúa