Una causa que avanza contra reloj