Una comisión bicameral controlada por el kirchnerismo analiza leyes para instrumentar el nuevo Código Procesal