Opinión. Una crisis y una oportunidad