Una denuncia a la Rural que no avanzó