Una dirigencia con mala nota: sólo uno de cada diez argentinos los ve con buenos ojos