Opinión. Una discusión infructuosa