Una escucha muestra la sintonía entre D'Elía y Khalil

Se conoció una de las conversaciones que Nisman hizo grabar en más de 900 CD; el piquetero y el supuesto agente iraní arreglan un encuentro y mencionan a Parrilli
Santiago Dapelo
(0)
23 de enero de 2015  

-Hola, Luisito, Yusif.

-Ahhh, Yusif, ¿cómo te va?

La conversación, la primera que tomó estado público, demuestra la relación de familiaridad y cercanía que une a Luis D'Elía con el supuesto agente proiraní Jorge Alejandro "Yussuf" Khalil, y que forma parte de los más de 900 CD con escuchas que hizo la Secretaría de Inteligencia sobre tres teléfonos de Khalil. Según el fiscal fallecido Alberto Nisman, esos diálogos son la prueba clave de la "conspiración" del Gobierno para llevar a cabo "un plan de encubrimiento" que desvinculara a los acusados iraníes del atentado contra la AMIA y les garantizara su impunidad.

En el diálogo, que dura un minuto con 10 segundos -lo difundió Radio Mitre-, Khalil, que por momentos actúa como si fuera el superior de D'Elía, coordinó una reunión con el dirigente kirchnerista en el barrio de Palermo. Además, le solicitó que se mantuviera alejado de los medios de comunicación, recomendación que según D'Elía también le hizo el entonces secretario general de la Presidencia y actual responsable de la ex SIDE, Oscar Parrilli. A continuación, un extracto del diálogo:

Khalil: -Listo, y el otro punto, escuchame, por la dudas que te llamen hoy los medios o alguno, tené perfil bajo por 10 días por lo menos.

D'Elía: -Bueno...

Khalil: -Yo sé por qué te lo digo. Después, mañana, te lo explico.

D'Elía: -No, no, no, me dijo Parrilli recién también.

Nisman no tenía dudas sobre el papel que jugó D'Elía para "mantener activas las negociaciones secretas y clandestinas con Irán con relación al plan de encubrimiento", por el que el fiscal lo denunció junto a la presidenta Cristina Kirchner y al canciller Héctor Timerman, entre otros. Y lo dejó claro en la denuncia que presentó hace ocho días. Para describir el lugar que ocupó D'Elía en el "encubrimiento", el fiscal utilizó 17 de las 289 páginas que le presentó al juez federal Ariel Lijo.

Ahí, Nisman aseguró que D'Elía "tiene probadas y estrechas relaciones con autoridades de la República Islámica de Irán". Incluso, da el detalle de los viajes que realizó el piquetero a ese país y las reuniones que mantuvo con, al menos, dos de los imputados por el atentado que dejó 85 muertos: Mohsen Rabbani y Ahmad Asgharí.

"No puede extrañar que en función del plan criminal expuesto, [D'Elía] haya desempeñado un rol fundamental como nexo, recibiendo y enviando mensajes secretos a las autoridades argentinas y a Teherán, en distintas etapas de este sofisticado plan", detalló Nisman.

El fiscal especial de la causa AMIA, que fue hallado muerto el último domingo en su departamento en Puerto Madero, sostuvo además que el gobierno nacional eligió como "operador" al líder piquetero porque "trabaja para sus intereses" y es una persona a la que "se le imparten instrucciones", a las que "responde sin cuestionamientos"; eligieron, según el fiscal, a un "soldado" del kirchnerismo.

Khalil, señalado como el "nexo local del régimen" del país islámico para alcanzar el Memorándum de Entendimiento, negó ser un agente iraní, cuestión que calificó como una "infamia". Según manifestó el secretario general de la mezquita At-Tauhid, el fiscal "malinterpretó" la relación que tiene con Mohsen Rabbani. "Se trata para mí de un guía espiritual y religioso respetable", dijo Khalil, que fue grabado por la ex SIDE desde 2007, con la autorización del juez Rodolfo Canicoba Corral, a cargo de la causa AMIA.

Nisman detalla cuatro conversaciones entre D'Elía y Khalil. Entre ellas, una que se produjo el 11 de mayo de 2013, en la que Khalil le comunicó a D'Elía "la desazón" por el fracaso del pedido del cese de las notificaciones rojas de Interpol. Nueve días después volvieron a comunicarse; en este caso, para hablar de "mandar gente de YPF" a Irán.

El primer audio filtrado

D’Elía: –Hola.

Khalil: –Hola Luisito, "Yussuf".

D.: –Ahhh, "Yussuf", ¿cómo te va?

K.: –Bien, ¿vos?

D.: –Bien, muy bien, "Yussuf".

K.: –Bien, mirá, escuchame, mañana nos vamos a juntar, ¿tenés para anotar?

D.: –Sí, dame, a ver.

K.: –Bonpland 1828.

D.: –Bonpland 1828.

K.: –Palermo, es Bonpland y El Salvador.

D.: –Che y, y ¿qué piso?

K.: –No, no, es una casa. Ahí vamos a almorzar. ?Al mediodía, ¿a la una te parece?

D.: –A la una estoy ahí, dale.

K.: –Listo, y el otro punto, escuchame, por la dudas que te llamen hoy los medios o alguno, tené perfil bajo por diez días por lo menos.

D.: –Bueno…

K.: –Yo sé por qué te lo digo. Después, mañana, ?te lo explico.

D.: –No, no, no, me dijo Parrilli recién también.

K.: –Porque me acaban de llamar y me dijeron porque están medio enardecidos los de la vereda de enfrente, ¿viste? Y no queremos [interrumpe D’Elía].

D.: ?Yo sólo tengo un problema hoy, tengo programa ?y no puedo no hablar, ¿entendés?

K.: –Sí, pero no queremos que nuestros jugadores corran riesgo ?de nada, ni que les rompan las bolas.

D.: ?Bueno perfecto, ?listo, dale, dale…

K.: –Listo, perfecto, a la una nos vemos ahí, un abrazo.

D.: –Dale, un abrazo.

K.: –Chau.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.