Una falsa carta del Papa a la Presidenta detonó un escándalo inédito

El Gobierno difundió un supuesto saludo por el 25 de Mayo, pero la Santa Sede dijo después que no era auténtica; la Casa Rosada acusó a la Nunciatura
Mariano Obarrio
(0)
23 de mayo de 2014  

Video

La relación entre el Gobierno y el Vaticano quedó envuelta ayer en un inédito escándalo por la difusión de una falsa carta del papa Francisco a la presidenta Cristina Kirchner .

El texto enviado como un supuesto saludo por el 25 de Mayo fue publicado por la Casa Rosada, pero siete horas después la Santa Sede, a través del secretario de Protocolo y Ceremoniero del Papa, monseñor Guillermo Karcher, aseguró que era "falsa" y que fue "un artista el que hizo este collage". Pasadas las 20, por orden de Cristina, el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, acompañado por el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, despegó al Gobierno del episodio y atribuyó toda la responsabilidad a la Nunciatura , la representación oficial del Vaticano en el país.

Oliveri afirmó enfáticamente que la carta fue recibida anteayer a las 10.10 en la Secretaría de Culto y que "salió de la Nunciatura Apostólica por medio de un trámite normal y habitual". La representación de la Santa Sede no dio ayer ninguna información sobre el episodio.

El entredicho cobró relieve porque se produjo sólo tres días antes del esperado retorno de la Presidenta al tedeum en la Catedral Metropolitana para conmemorar la Revolución de Mayo, luego de nueve años en los que ni ella ni su marido, Néstor Kirchner, asistieron a esa ceremonia por sus diferencias con el entonces cardenal Jorge Bergoglio.

También ocurre tras algunos días de tensión entre el Gobierno y la Iglesia por un duro documento del Episcopado sobre la violencia en el país.

Para insistir en la autenticidad de la carta, en medio de la tensión, Oliveri dijo anoche que minutos antes de dar la conferencia habló con "Marcela (Emperador)", la secretaria del nuncio, Emil Paul Tscherrig. "No ubicamos al nuncio", dijo y ratificó que "la carta salió de la Nunciatura". Resultó sugestivo que la conferencia de Oliveri y Parrilli en la Casa Rosada fue realizada sin tomar contacto con Karcher, ni con el nuncio, ni con nadie en el Vaticano para aclarar de dónde pudo haber surgido el error.

Oliveri agregó que el sobre fue llevado a Culto por el mismo chofer de la sede diplomática vaticana que habitualmente lo hace y que era "similar a otras notas que recibimos de la Nunciatura". Además, exhibieron una carta con membrete de la Nunciatura Apostólica Argentina dirigida a la Cancillería en la que notificaba el envío de la supuesta carta del Papa a la Presidenta.

"En la medida en que la secretaria del Nuncio, Marcela, nos confirma que salió de la Nunciatura para nosotros es absolutamente auténtica", sostuvo Oliveri (ver página 9).

Contradijo así a Karcher que previamente había abierto la inédita polémica cuando aseguró que "la carta es falsa" y que le había solicitado al embajador argentino ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero, una "rectificación" del Gobierno. Consultado por los periodistas, Oliveri subió la apuesta: "Yo creo que quien tiene que aclarar es la Nunciatura, porque esa carta salió de la Nunciatura y nos parece que es lo correcto".

Por su parte, Parrilli fue más allá aún. Y señaló que "no es un tema nuestro la seguridad de la carta: nosotros tenemos que asegurarnos que la que recibimos, nos la envió la persona que dice que nos la ha enviado, después es un problema interno de la Nunciatura".

En tanto, Karcher había repasado que cuando tomó conocimiento en Roma de la publicación de la carta, lo consultó con el papa Francisco y éste ordenó negar el mensaje.

El texto decía: "Cristina: me es grato hacerte llegar mi saludo y cercanía con motivo de la fiesta nacional, junto con mi más sentida felicitación a todos los argentino (sin la "s"), para quienes pido al Señor, por intercesión de María Santísima de Luján, que encuentren caminos de convivencia pacífica, de diálogo constructivo y mutua colaboración, y crezca así por doquier la solidaridad, la concordia y la justicia".

El tono no era el habitual del Papa. El texto llamaba a encontrar "los caminos de convivencia pacífica y de diálogo constructivo", sugiriendo que no existían esas condiciones.

Llamaba la atención la fecha en que estaba datada: el 15 de mayo, muy anterior a la del año pasado que fue el 20 de mayo. Además le faltaba el sello y la firma del Pontífice.

Los ánimos estaban caldeados en la Casa Rosada. La principal hipótesis del entorno presidencial era que el problema era que "alguien escribió la carta dentro de la Nunciatura". De todos modos, Parrilli negó que el Gobierno tuviera alguna teoría. "No hacemos conjeturas, ni sabemos qué es lo que ocurrió, ni por qué el Vaticano dijo que esta carta era falsa, la verdad que lo desconocemos ni hacemos alguna conjetura o hipótesis", dijo el secretario de la Presidencia.

Sin embargo, durante la tarde circularon versiones que indicaron que la carta había llegado a la Dirección de Documentación Presidencial, que está a cargo de Mariana Larroque, la hermana del jefe de La Campora, Andrés "Cuervo" Larroque, y que desde allí había sido enviada a Télam y a la Secretaría de Comunicaciones, por lo cual salió publicada en la agencia y luego en el sitio oficial de la Presidencia.

Una declaración de Karcher preocupó a la Casa Rosada. Fue cuando dijo: "Esto es hecho por muy mala leche..., los argentinos nos entendemos". El arzobispo es argentino y está en Roma hace varios años. Sin embargo, luego negó que la controversia haya generado "bronca" en el papa Francisco y señaló que "uno mira esas cosas y se ríe".

DEL ANUNCIO A LA ACLARACIÓN, UN PAPELÓN EN CUATRO ACTOS

La divulgación de la carta falsa de Francisco dejó en evidencia las fallas en la comunicación oficial.

  • Sin objeciones Durante siete horas, nadie objetó la credibilidad de la carta del Papa, a pesar de haber tenido errores ortográficos y de alguna duda sobre el tono. Tras el anuncio desde el Gobierno, la noticia fue replicada en todos los canales informativos

  • La desmentida El sacerdote argentino Guillermo Karcher, a cargo del protocolo del Vaticano, dijo que la carta "es falsa" y comentó que Francisco "se quedó atónito" al enterarse del episodio. Karcher se enteró a través de un mensaje de WhatsApp

  • Reacción oficial Tras la desmentida del Vaticano, los secretarios de Culto y General de la Presidencia, Ricardo Olivieri y Oscar Parrilli, respectivamente, acusaron a la Nunciatura Católica de haber distribuido la carta. "Fue recibida por trámite normal", dijeron

NdR: horas después de la publicación del diario LA NACION en su versión papel del día 23 de mayo, el Vaticano confirmó de manera oficial la autenticidad de la carta del papa Francisco a la presidenta Cristina Kirchner por el 25 de mayo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.